dissabte, 13 de setembre de 2014

JUNGLE























"A medida que la cultura del hip hop florecía a principios de los ochenta, los mejores breakbeats -como "Apache" de la Incredible Bongo Band- se agrupaban en recopilatorios "Breaks and Beats". El break más famoso de todo el jungle es "Amen", una potente secuencia de cajas y platillos de "Amen, Brother" del grupo de soul The Winstons. Fragmentado, procesado con efectos y resecuenciado, el "Amen" se ha usado en miles de tracks, y todavía hoy se sigue reformulando. ¿Qué diría Gregory Coleman, el batería de los Winstons, si le dijeramos que un instante aislado de divagación funky, registrado en un estudio en 1969, había acabado siendo el puntal de todo un género musical? Muy cerca del "Amen" está el break clásico de "Think" de Lyn Collins, en el que James Brown grita "eres mala, hermana" a Collins. Acelerado de forma que James Brown suena como un elfo funky con un caso crónico de hipo, "Think" se convirtió en un tic febril y percutivo casi tan omnipresente en el jungle como el "Amen break"..."

"... Una vez sampleados e introducidos en el ordenador , los beats eran fragmentados, resecuenciados y procesados en un grado de complejidad cada vez mayor. Efectos como el time-stretching y el time-compression, el pitch-shifting, el efecto "fantasma" o el reverse al estilo psicodélico confirieron  a la percusión una cualidad cromática sobrecogedora que difuminaba la línea entre el ritmo, la melodía y el timbre. Los "hits" de percusión independientes de un único breakbeat podían estar sujetos a diferentes grados de eco y reverberación, de forma que cada acento percutivo parece producirse en un espacio acústico diferente. Al final, los productores empezaron a construir sus propios breakbeats a partir de cero, usando samples "aislados" -hits de caja, palpitaciones de hi hat, etcétera-..."
Explicat per Simon Reynolds al imprescindible "Energy Flash".


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada