dijous, 11 de juliol de 2013

(JUEVES)

"...La información del texto que publiquemos en cada tuit, por poco que sea, tendría algún tipo de contenido de valor para quienes la lean.

(...) En Twitter podemos ir a buscar dos cosas bien diferenciadas: información y relación. Ambas parece que tendrían suficiente entidad propia como para subsistir por sí solas.
(...) Ofrecer información relevante para la comunidad y relacionarse con ésta en la medida en que se crea sostenible mantener una comunicación bidireccional.

(...) Siendo coherentes con los rasgos propios de la persona o marca que encabeza la cuenta que se administra (para no crear disonancias entre lo que es y lo que se proyecta), es recomendable combinar muy distinta variedad de temas.

(...) Twitter va de informarse y relacionarse con los demás. Olvidemos comportamientos egocéntricos y centremos toda la atención hacia lo que a los demás les interesa. La fórmula del interés es compleja, pero puede irse descifrando a medida que vaya conociendo la comunidad que va sumándose alrededor de la cuenta.
   La variedad de contenidos es uno de los ingredientes que generan interés. Explicitar esta variedad ayuda a comprender el universo temático de la cuenta y puede ser motivo de conexión con otras cuentas que compartan interés por ellos.
   Como medio de comunicación que es, la plataforma hierve de informaciones variopintas, emitidas por tod@s l@s usuari@s. Informaciones con y sin sentido, de índole personal, profesional, pública, privada, datos certeros o falsos, rumores, pensamientos, reflexiones, ideas, sarcasmos, dobles sentidos, indirectas, opiniones, valoraciones, absurdidades, insensateces, diálogos, preguntas, respuestas...

(...) El estilo en la escritura de tuits es realmente lo que ayudará más a la hora de diferenciarse de los demás. Aunque los usuarios persigan objetivos más o menos similares dentro de la plataforma, crear y mantener un estilo propio, exteriorizando la personalidad de su persona o marca, ayudará a posicionar su perfil como lo que desea.
   En cuanto a la actitud que puede tener hacia los demás cuando publique, aconsejaría no tener ningún miedo a ser uno mismo, intentando canalizarlo con el único marco imaginario de conducta que vamos describiendo.

(...) En Twitter no se premia nada más que la frescura, la naturalidad y la oportunidad. Además, es una actitud sostenible a lo largo del tiempo, hecho aparentamente también mundano, pero clave para mantener un mismo nivel de actualizaciones periódicas propias y coherentes."
Twitter En una semana. Francesc Grau.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada